Mi mayor miedo inconfesable como emprendedora online

  • miedo emprendedora online

Hoy quiero contarte en este post algo muy personal y que siempre me ha dado mucha vergüenza.

Seguro que no soy la única que tiene miedos. Más grandes o más pequeños. Pero están ahí y no nos dejan avanzar muchas veces. Son un lastre. Una mochila que cada vez pesa más en la espalda.

Y como sé que detrás de la pantalla del ordenador, hay una persona de carne y hueso como yo leyendo esto, me apetecía abrirme por si alguien puede sentirse identificado conmigo.

Te voy a contar (aunque me cuesta escribirlo la verdad) mi mayor miedo. Ese que a veces nos cuesta un montón confesar para no sentirnos vulnerables.

Es un miedo que me ha acompañado desde que era bien pequeña.

Es un miedo que me ha impedido crecer profesionalmente todo lo que me hubiera gustado.

Es un miedo que no debería tener siendo emprendedora online (pero que por fortuna, estoy tomando medidas para combatirlo!).

Y no, hoy no te voy a hablar del síndrome del impostor, aunque (para que te voy a mentir) también he sufrido en algún momento en mi trayectoria profesional tanto cuando trabajaba por cuenta ajena como en mis propios negocios.

¿Y cuál es ese miedo?

Pues aunque a lo mejor te parezca mentira, siempre he sido supertímida (aunque ahora con la edad, me haya abierto más) y toda la vida he tenido un miedo horrible a hablar en público.

Recuerdo cuando estaba en el colegio y la profesora nos mandaba leer en alto la lección al resto de la clase, ya empezaba a ponerme nerviosa a medida que iba viendo que me tocaba el turno.

De repente me colapsaba, me empezaba a temblar la voz, de hecho, ni siquiera me salían casi las palabras, me trababa al leer e incluso me entraban ganas de llorar.

Lo peor de todo es que no era capaz de controlarlo y lo fuí arrastrando durante prácticamente toda mi vida (de hecho, hoy en día sigo luchando para afrontar mi miedo).

Con lo años, me iba dando cuenta de mi handicap: hacer una entrevista de trabajo era un sufrimiento, incluso cosas tan normales como tener una reunión de trabajo donde tenía que exponer algo o simplemente compartir lo que estaba haciendo esa semana para mi era como escalar una montaña…

De hecho, la época en la que estuve trabajando en el departamento de marketing online de Euskaltel (una empresa vasca de internet, televisión y telefonía), todos los lunes teníamos reunión a primera hora con el equipo de publicidad para compartir cada uno de nosotros nuestras novedades y objetivos de la semana.

Pues bien, ese día cuando me levantaba por la mañana, ya me sentía nerviosa y preocupada en el autobús hasta que llegaba la reunión.

Recuerdo también cuando decidí emprender a tiempo completo en 2014, tuve la oportunidad de ir a la radio con mi anterior socia para hablar de nuestra agencia. Fue una experiencia horrible, lo pasé fatal y practicamente no hablé nada por no meter la pata y que se me notaron los nervios.

Y ni te quiero contar la primera vez que hice un webinar en directo. Estaba cagada de miedo (perdón por la expresión). Esa noche directamente NO DORMÍ. Estarás pensando “vaya tonta” si es solo hablar a una pantalla…

Ya ves, para algunos son chorradas pero yo tengo un miedo irracional a ponerme delante de la gente y hablar en público aunque sea un grupo reducido.

Soy consciente de que este miedo me ha impedido avanzar más de lo que hubiese querido en algunos aspectos e incluso he tenido que rechazar varias oportunidades que se me habían presentado como dar charlas presenciales para varias escuelas e instituciones hace unos años.

Pero desde hace tiempo tomé la decisión de que tenía que empezar a superar ese miedo y empecé a tomar medidas.

¿Y cuáles fueron esas medidas para ir quitando el miedo a hablar en público?

Una de las cosas que más me ha ayudado a soltarme es hacer tutorías online en directo durante este último año y medio a los alumnos a los que he asesorado en los programas formativos de Franck Scipion “Visibilidad Ascendente” y “Autoridad Ascendente”.

Tener que hacer eso prácticamente todas las semanas ayuda a coger tablas al incorporarlo en la rutina. Las primeras tutorías yo me notaba un montón que estaba nerviosilla, pero hoy en día es algo que tengo supercontrolado y que me ha ayudado muchísimo a coger seguridad en mi misma.

Lo mismo con los Facebook Live que de vez en cuando me da por hacer. También me han ayudado a ganar confianza y me parecen muy divertidos para interactuar con mi audiencia y alumnos de mi academia Dale Al Mono.

Pero más allá de eso, aquí te enumero algunas acciones más potentes que me han ayudado mucho y de las que puedes coger ideas:

#1 Participar en entrevistas online y podcast de otros emprendedores

Empecé a aceptar algunas entrevistas para podcast y canales de youtube de otros emprendedores. De hecho, ya llevo haciendo unas cuantas, y al final aunque me siga poniendo nerviosa, con la práctica se va quitando un poquito hierro al asunto.

#2 Participar en programas de Radio

Incluso he vuelto a ir a la radio en 2 ocasiones este último año -esta vez mucho menos nerviosa después de haber hecho todas entrevistas y webinars online- y como que ya le voy cogiendo el punto (aunque no se me quiten los nervios del todo).

#3 Hacer webinars en directo

También empecé a hacer webinars en directo. A finales de 2016, decidí pegarme un maratón (así por las buenas) para afrontar mis miedos y me tiré casi 3 meses haciendo uno o dos webinars a la semana para mi audiencia y también para la de otros bloggers. Acabé agotada pero cogí mucha experiencia 😉

#4 Ser ponente en eventos virtuales

Otra de las cosas que he hecho ha sido participar en varios congresos online a los que me han invitado en el último año. Aquí puedes ver un listado con todos ellos:

#5 Ser ponente en eventos presenciales y participar en mesas redondas

Pero además, esto no es todo. Como el tema de online lo tengo ya -más o menos- controlado, lo que me sigue dando un miedo escénico todavía es hablar en público de manera presencial.

El año pasado asistí al evento anual Tribucamp de mi mentor Franck Scipion, en el que ya han participado como ponentes mis hermanas en ediciones anteriores (una cada año).

Pues bien, cuando acabó el evento y nos tomamos unas cañas, Franck me puso en preaviso con esta frase:

“Elsa, ya sabes que no hay 2 sin 3, así que tienes un año para prepararte para ser ponente de la siguiente edición de Tribucamp”.

Y como ves, no he parado de “preparme” durante el último año jeje

De hecho, teniendo eso en mente, me he forzado a mi misma a participar como ponente de manera presencial este año.

Aquí te cuento:

  • Mis hermanas y yo participamos en junio como ponentes en el evento presencial  “Betabeers” en Bilbao. Fue mi primera ponencia no virtual y estaba como un flan. Algunos amigos mios estaban entre el público e incluso me hacían señas para que hablara más despacio pero afortunadamente todo salió bien (e incluso me contrató un cliente).
  •  

Señores: hagan sus apuestas

¿Saldrá todo bien o haré el ridi?? jeje

Como te comentaba, el próximo 17 de febrero voy a ser ponente en Tribucamp 2018, evento organizado por mi mentor Franck Scipion en Madrid. Además, el día antes, también estaré en una jornada de preguntas y respuestas con otros ponentes.

Tengo que confesarte que estoy ultranerviosa. No se si las tengo todas conmigo o si me quedaré en blanco o saldré corriendo por la puerta cuando me toque salir a la palestra…

¿Quieres averiguarlo con tus propios ojos?

Si quieres verme “sufrir” en el escenario, todavía estás a tiempo de conseguir tu entrada (me han dado un cupón descuento por ser ponente, solo tienes que seguir este enlace para ir al carrito con mi código descuento ya incorporado y ahorrarte 200€).


Como has visto, he estado bastante “entretenida” estos últimos meses para afrontar mis miedos.

Creo que tener la capacidad de hablar en público sin problemas es un don que no todos tienen (y que yo tengo envidia sana por aquellos showman que se suben a un escenario antes cientos de personas y que además, lo disfrutan).

Yo espero seguir afrontando este miedo poco a poco y poder disfrutar cada vez más de este tipo de experiencias que creo que son claves para cualquier emprendedor que quiere hacerse un hueco en este mundo virtual (que cada vez es más presencial).

Ahora quiero saber un poco más sobre ti en los comentarios ¿me cuentas cuál es tu mayor miedo como emprendedor y qué medidas estás llevando a cabo para superarlo?

About the autor:

Soy Elsa. De Getxo. Loca de los gatos y del marketing. Llevo desde 2006 trabajando en marketing online de empresa en empresa y compaginándolo también en algunas etapas como freelance. De la noche a la mañana, desmotivada, dejé un trabajo fijo en una agencia de publicidad a 5 pasos de mi casa por montarme mi propia agencia. "¡Se te va la olla!" me decían... Desde 2014 soy emprendedora a tiempo completo. Pero después de quemarme siendo esclava de mis clientes y cerrar 2 proyectos propios, decidí ayudar a otras profesionales creativas y de marketing como yo a crear otra vía de ingresos complementaria creando y vendiendo su propia formación online para ser más libres. Si quieres tú también quieres ser infoemprendedora y ver la luz al final del tunel, te animo a entrar en mi Curso Gratuito aquí.

16 Comments

  1. Cristina 17/01/2018 en 10:35 am - Responder

    Seguro que lo vas a hacer genial!!

    Es un miedo muy extendido porqué implica estar expuesto y para muchos es algo incómodo (yo me incluyo). Pero, como dice Laura Ribas, hay que salir del armario, así que la mejor forma de superar los miedos es afrontarlos y hacer aquello que temes tanto como sea posible. No desaparece, pero cada vez lo dominas mas.

    Ánimo y por ello. Un abrazo.

    • Elsa López 17/01/2018 en 12:51 pm - Responder

      Hola Cristina!

      Muchas gracias por tus palabras, tienes mucha razón!

      Un abrazo, nos vemos en Barcelona pronto 😀

  2. Maria 17/01/2018 en 11:07 am - Responder

    Hola Elsa,

    uffff, qué identificada me veo. Toda mi vida me ha pasado lo mismo: incluso la experiencia que cuentas de tener que leer la lección en voz alta cuando era niña… exactamente igual me pasaba a mí. Era terror, nervios, sudores, taquicardias,… bueno, “ya tú sabeh”.

    Parte de ese miedo se me ha pasado dando clase: obviamente, la vida es así, yo no quería ser docente, pero cuanto menos quieres una cosa, más te da la vida de eso.
    Siendo profesora, salvo la primera semana, lo llevaba bien: los alumnos no saben lo mismo que tú, te juzgan menos y tu miedo al ridículo, que creo que es lo que me pasa, se diluye un poco.
    Eso sí, el primer día agotaba las existencias de desodorante de la provincia al completo!!!

    Siendo profesora me metí como alumna en un máster universitario de Marketing. Tuve que defender un proyecto: creí que me iba a morir. Mis compañeros, al terminar, me dijeron: “cómo se nota que eres profe, qué bien lo has hecho”. Y yo sólo pensaba: “madre mía, menos mal que el atril no permitía ver cómo me temblaba la pierna”.

    Sí, la pierna, porque sólo me tiembla la izquierda, pero “a lo bestia”.

    La última vez han sido estas navidades: nos juntamos un grupo de amigos, bastante amplio, que estamos en una asociación y a algunos nos tocó representar algunos cuentos navideños… a pesar de conocerlos (y quererlos), otra vez fatal: el corazón se me salía por la boca, los oídos me pitaban y la vista se me nublaba… y la pierna, esa pierna.

    El caso es que nadie lo nota, pero yo estoy a las puertas de la muerte, jejeje.

    Sólo te digo que practicando las cosas se normalizan, pero cuando dejas de entrenar (hace mucho que no doy clases), las cosas vuelven al principio… así que no lo dejes, Elsa, sigue dándonos webinars y facebook live (lo digo por ti, no por nosotros, jejejeje), y dando charlas… y yo estoy pensando en hacer lo mismo!!!

    • Elsa López 17/01/2018 en 1:05 pm - Responder

      aaaaaay jajajaja me parto contigo!

      qué gracia me hace cómo cuentas las historias jeje

      Seguiré haciendo webinars (no te preocupes jaja).

      Un abrazo!

      Elsa

  3. Carmen 17/01/2018 en 11:15 am - Responder

    A mi me pasa exactamente lo mismo, tengo o he tenido mucho miedo a hablar en público. Pero también veo que practicando es algo que se puede superar. Yo también me ponía super nerviosa cuando tenía que leer o contestar algo en el cole y todavía soy de las que guarda distancia y se medioesconde en situaciones así. Pero también he tenido que hablar con mucha gente los últimos años y cuando es un tema que conozco y domino me veo mucho más capaz de hacerlo.

    Gracias por compartir tu experiencia y ver que es posible ser emprendedora a pesar de estos miedos que tenemos.

    • Elsa López 17/01/2018 en 1:06 pm - Responder

      Hola Carmen!

      Gracias por tu mensaje. La verdad que veo que no soy la única a la que le pasa esto y me alegro de que lo estéis superando también los demás.

      A mi también me da más seguridad si lo que tengo que contar es algo que controlo, si no me muero!! jeje

      Un abrazo!

      Elsa

  4. Paloma Gómez Losas 17/01/2018 en 11:44 am - Responder

    Hola, Elsa:

    Es un placer leer las palabras que has escrito. Se nota que lo has hecho desde el corazón. Te has desnudado antes todos tus seguidores.
    Me pasa algo parecido, no es exactamente que me de miedo a hablar en publico (algo nerviosa si que me pongo), pero lo que mas miedo me da, es el que dirán. Salir en videos de internet y que todos los que me conocen lo vean y empiecen a comentar…. unas veces para bien y otras no tanto.

    Es un miedo tonto, como la gran mayoría de miedos…. ya que es algo que creamos nosotros mismos. Pero hay que acogerlo y respetarlo. Y como tú dices, trabajar para superarlo.

    Estoy creando mi web y saldrá el proximo 31-01, he decidido incorporar un pequeño video de 1 min para explicar un matiz personal que ayude a mis seguidoras a conectar conmigo. Todavía lo tengo que grabar, pero voy a por todas.

    Seguro que quedará genial.

    Gracias, porque cuando veo que mis grandes gurús (como tú) también tienen miedos, parece que se hace todo mas posible.

    Un saludo.

    Posdata: estoy haciendo tu curso Reto infoproducto inteligente y por lo que he visto hasta ahora, me quito el sombrero. Ojalá yo algún día dar un material tan bueno. Gracias.

    • Elsa López 17/01/2018 en 1:09 pm - Responder

      Hola Paloma!

      No veas la ilusión que me hace leer tu comentario! Me pongo roja, madre mia!! jeje

      Veo que estás poniendo remedio tú también a tus miedos, así que espero que me avises cuando tengas tu web en marcha con ese vídeo!

      Un abrazo

      Elsa

  5. Pablo Moreno Acevedo 17/01/2018 en 1:35 pm - Responder

    Hola, Elsa.

    Enhorabuena por enfrentar tu miedo a hablar en público y superarlo. No es fácil y requiere esfuerzo y determinación. No hay otra forma de vencer el miedo que enfrentándose a él. Me siento muy identificado con tu historia. A mí siempre me ha aterrado hablar en público.

    En la defensa de mi Trabajo Fin de Grado (TFG) se produjo un punto de inflexión. Tenía que defender mi investigación delante de un tribunal. Lo pasé fatal, hubo un momento en el que casi me pueden los nervios pero al final hice una buena exposición y saqué buena nota. Desde entonces, me sigue dando miedo pero lo hago y cada vez con menos temor.

    La sociedad tiene gran parte de este miedo que tenemos (casi) todos a hablar en público. De pequeños nos dicen que nos callemos que están hablando los mayores; en el colegio, el profesor habla y los alumnos escuchan; en la empresa, lo que diga el jefe.

    Y así nos convertimos en muebles andantes. Estamos ahí pero no hacemos nada: no opinamos, no tomamos la iniciativa, pasamos desapercibidos.

    Un abrazo.

    • Elsa López 18/01/2018 en 9:14 pm - Responder

      Gracias Pablo por tus palabras!

      Muchas veces también pasa lo que tú dices, que lo veos nosotros mismos más negro de lo que realmente lo ha percibido la gente desde fuera.

      Un abrazo!

      Elsa

  6. Daniel Blasco 17/01/2018 en 2:08 pm - Responder

    Es horrible cuando de repente te tiembla la voz y has perdido el hilo de lo que tenías que decir, e incluso no te acuerdas de las palabras y das vueltas y vueltas para intentar acordarte, y lo único que haces es ponerte más nervioso porque desconoces si te están viendo con buenos ojos o eres un mindundi. Eso me ocurre por teléfono cuando contacto con algún cliente (o posible) y tienes que explicar esto y aquello. Luego al colgar te viene el aluvión de preguntas y latigazos que te das tu mismo pensado: ¿porqué me explico de más justificando todo sin que me lo hayan pedido?
    En fin. A base de palos aprendes.

    • Elsa López 18/01/2018 en 9:13 pm - Responder

      Aaaaaay madre mia, espero que no me pase eso de quedarme en blanco!

      Como en las pesadillas! jeje

      Un abrazo y ánimo para ti también,

      Elsa

  7. Carlos 17/01/2018 en 3:08 pm - Responder

    Buenas Elsa

    Me alegro de que tus miedos, son conviertan en tu fortaleza.

    Por ahora me encuentro en fase de incubación y desarrollo de mi proyecto online y que para el 01/02. lanzare

    Por ello mi mayor miedo sera el que no consiga audiencia.

    Saludos y positivo día

    • Elsa López 18/01/2018 en 9:12 pm - Responder

      Muchas gracias Carlos!

      Espero que te liberes de ese miedo, ya verás cuando empieces a rodar 🙂

      Un abrazo

      Elsa

  8. Marta Negro 17/01/2018 en 5:00 pm - Responder

    Pues solo puedo darte la enhorabuena. Afrontar Los miedos y cogerlos por los cuernos es admirable.
    Seguro que la siguiente charla va a ser genial!

    Un abrazo

    • Elsa López 18/01/2018 en 9:11 pm - Responder

      Muchas gracias Marta por pasarte por aquí!

      Se agradece el apoyo 🙂

      Un abrazo

      Elsa

Deje su comentario

Infoemprendedora te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Elsa López Fernández (Infoemprendedora) como responsable de esta web.

  • Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: gestionar y moderar los comentarios que realizas en este blog.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado.
  • Destinatarios: Raiola (proveedor de hosting) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola.
  • Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@infoemprendedora.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: infoemprendedora.com, así como consultar mi política de privacidad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies