Cómo pasé de no tener ni idea de email marketing a segmentar mi lista y montar mi primer embudo en menos de 3 meses

Este es un post de invitada de Angels Ramis, copywriter turística y redactora de contenidos.

Este post es un poco especial y me hace mucha ilusión porque viene de la mano de Angels Ramis, alumna de mis cursos de Mailchimp. Angels es copywriter profesional y, según ella misma, está enganchada a mandar emails XD. Su misión es ayudarte ayudarte a transmitir qué es lo que hace especial a tu empresa para conectar con tus clientes y vender más.

Angels entró en mi curso “La Lista Maestra” para ver cómo iba eso de Mailchimp y según palabras de Angels “es una de las formaciones que más alegrías me está dando en mi negocio” (¡me alegro mucho!).

Por eso nos va a contar en este post, cómo puso en marcha con mi método su primer embudo de ventas con Mailchimp, cómo aprendió a organizar su lista de suscriptores y a crear campañas.

Gracias a todo ello, ahora mismo su lista de suscriptores es su prioridad en cuanto a captación de clientes.

Además, como copy, le encanta escribir los correos. De hecho, le están ayudando un montón a desarrollar su marca personal.

En este post nos va a contar cómo “el mono” ha revolucionado su negocio de copywriting.

¡Te dejo con ella!


A todos nos da pereza empezar de cero, ¿verdad?

Estás entre algodones en tu zona de confort, haciendo tus tareas con los ojos cerrados, y de repente, ¡bum!

Te toca aprender a usar (bien) las hojas de cálculo Excel. O necesitas incorporar un nuevo software de gestión de stock en tu empresa. O decides probar con el email marketing y automatizar tus correos.

“Esto me costará un esfuerzo pero lo conseguiré. Mañana empiezo”.

Pero pasan los días, tienes mil pestañas abiertas en el navegador con tutoriales que nunca ves y te quedas atascado en la casilla de salida.

Hasta que llega el día en que le das una patada en el culo a la postergación y te comprometes con fortalecer tu negocio.

Empiezas a dedicarle un bloque de tiempo cada día y cuanto más avanzas, más te arrepientes de no haberlo hecho antes. La de quebraderos de cabeza y pérdidas de tiempo que te hubieras ahorrado sabiendo lo que sabes ahora.

¿Te suena de algo?

Estoy segura de que si eres emprendedor te habrás visto en una situación parecida en más de una ocasión. Emprender te obliga a estar en continuo aprendizaje, va con el cargo.

Y este también es mi caso, porque lo que acabo de describirte es justo lo que me pasó a mí con el email marketing.

Cuando acabé mi formación de copywriting con Javi Pastor me vi desbordada por todas las tareas que tenía que hacer para arrancar mi negocio.

Que si escribir la web, que si moverme en redes, que si crear contenido de valor, que si buscar clientes…

Montones de cosas que, con la perspectiva del tiempo, ya te adelanto que hoy no haría de la misma manera.

Y si sigues leyendo te explico por qué.

 

Por qué el email marketing es tu mejor herramienta de conversión

Esto que te voy a contar es mi opinión, basada en las acciones de marketing que he probado desde que me di de alta en mayo como copywriter.

Voy a hablarte de lo que a mí me compensa hacer teniendo en cuenta el tiempo que lleva, la inversión que supone y los resultados que da.

Algo que me ha quedado claro en estos ocho meses como emprendedora digital es que las redes sociales no son lo mío.

Soy consciente de que a mucha gente le va fenomenal en Instagram. Pero si te digo la verdad, a mí me no me emociona.

Algo que me disgusta profundamente es su interfaz odiosa que dificulta escribir como un ser alfabetizado del planeta Tierra.

Tampoco me atrae esa táctica atrapa-seguidores tan fea que consiste en que alguien empiece a seguirte solo para dejar de hacerlo en cuanto ve que le sigues de vuelta.

Es decir: a mucha gente le importas un pepino, lo único que quiere es tu follow y si te he visto no me acuerdo.

Pero como esto no dejan de ser impresiones personales de una inexperta, ahí van mis motivos argumentados para que mimes a tus suscriptores tanto o más que a tus seguidores.

5 razones de peso para pasar de tito Zuckerberg y ponerte las pilas con tu lista de suscriptores:

Allá vamos.

Estas son las razones por las que me planteé centrar mis esfuerzos en el email marketing:

1. No dependes de algoritmos ajenos.

Qué cosas, según iba escribiendo esto me ha venido a la cabeza esta tonadilla infantil que seguro que te suena:

Que llueva, que llueva, la vieja de la cueva.

Los algoritmos cambian, las nubes se levantan.

Que sí, que no, que caiga un chaparrón…

Creo que es porque es una canción que me transmite cierto caos, igual que el funcionamiento de las redes.

Un día tus publicaciones llegan a todos tus fans y al día siguiente te toca sacar la tarjeta si quieres que alguien se entere de lo que cuentas.

Una cosa está clara: la mayoría de los cambios en los algoritmos son para que las empresas tengan que invertir más en publicidad si quieren mantener el mismo nivel de difusión.

Pero, ¿sabes qué?

El coste del email marketing es estable y más que razonable (Mailchimp tiene incluso un plan gratuito para que hagas tus primeros pinitos).

Y siempre puedes cambiar de empresa si no estás contento con las tarifas o las funcionalidades.

2. No corres el riesgo de que tu red favorita deje de estar de moda.

¿Te acuerdas de Fotolog? ¿Y de Tuenti? ¿Te suena Myspace?

Pues todas ellas llegaron al Olimpo y hoy son protohistoria de las redes sociales.

¿Quién te dice que no pasará lo mismo con Instagram o Facebook?

¿Cómo contactarías con tus 10K si se esfumaran de la noche a la mañana?

¿Estás empezando a tener sudores fríos?

Pues no te preocupes porque en el siguiente punto te doy buenas noticias.

3. Tu lista de suscriptores te pertenece.

Presta atención porque esto es de vital importancia.

La lista es tuya porque los suscriptores dan su consentimiento para formar parte de ella.

Esto quiere decir que en todo momento puedes exportar tu lista a un Excel y, aunque tu proveedor de email marketing eche el candado, conservarla y seguir mandando correos.

Tu lista de suscriptores es un activo de tu negocio, tus seguidores de Instagram no.

Tú verás a quién prefieres darle tu amor.

4. Tus suscriptores esperan recibir noticias tuyas.

Apuntarse a una Newsletter es un acto más consciente que empezar a seguir a alguien en una red social. No es darle al “Like” y olvidarse.

Uno tiene que tomarse la molestia de dejar, como mínimo la dirección de correo electrónico, y puede que también otros datos.

Yo esto lo interpreto como que el suscriptor tiene interés en los contenidos. Puede que sea porque tu lead magnet es fabuloso o porque haya leído tu blog y le encante.

El caso es que estás ofreciendo buen material y por eso la gente espera recibir tus píldoras de sabiduría, directas en su bandeja de entrada.

Así que no lo olvides: tus correos son deseados, no te cortes en escribir con frecuencia.

5. Solo necesitas perseverar para dominar Mailchimp.

No te voy a decir que es tan fácil que hasta un mono podría usarlo.

Si quieres configurarlo bien, entender cómo funcionan los grupos, los segmentos y las etiquetas, montar autoresponders o diseñar landings tendrás que poner de tu parte.

Pero no necesitas más que dedicación. No tienes que ser un genio de la programación ni nada por el estilo. Solo es cuestión de que te familiarices con la plataforma y de pensar cómo quieres organizar a tu audiencia.

Eso es el mínimo y no es complicado.

Luego puedes sofisticar tus campañas todo lo que quieras con las segmentaciones, pero no es obligatorio.

Clasificar suscriptores, montar un pequeño autoresponder y enviar boletines no te llevará mucho tiempo y el resultado merece la pena.

Ah, y ya te lo he dicho, pero es que además es súper económico: mi plan mensual en Mailchimp es de 13,50€.

Esto quiere decir que tu inversión anual te supondría menos dinero que irte de festival un fin de semana.

Yo que tú me lo pensaba.

 

Y ahora me gustaría contarte cómo he aplicado esto del email marketing en mi negocio desde que acabé la formación que hice con Elsa:

6 pasos básicos para poner en marcha tu lista de suscriptores

Este post es sobre todo para animar a aquellas pequeñas empresas o autónomos como yo que tienen dudas sobre la gestión de una lista de suscriptores.

Ya te he comentado por qué te recomiendo poner en marcha un pequeño embudo para empezar a trabajar con el email marketing. Ahora te cuento cómo puedes hacerlo.

Estos son los pasos que he dado hasta ahora para captar mis primeros suscriptores:

1. Redacción de un lead magnet que resultara atractivo para mi cliente ideal.

No me volví loca elaborando algo demasiado complejo, simplemente escribí una guía con 10 consejos sobre copywriting aplicado a negocios turísticos.

2. Diseño de una landing page para la descarga del documento.

Seguí paso a paso las indicaciones de Elsa y creo que el resultado es aceptable si tenemos en cuenta que no tengo ni idea de diseño. Luego te la enlazo, a ver qué opinas.

3. Lanzamiento de una campaña de anuncios en Facebook / Instagram.

Para promocionar el lead magnet, claro.

Fue mi primera vez haciendo publicidad de pago y eso se notó en que quedó un poco “de novata”, pero así y todo me consiguió mis primeros suscriptores.

Gente que me dio su email sin conocerme de nada. No veas la ilusión que me hizo.

4. Configuración de una automatización.

Cuando alguien se suscribe a mi lista entra inmediatamente en un autoresponder.

Esto quiere decir que, durante dos semanas, recibe una serie de correos con los que intento que aprenda un mínimo sobre copywriting, se plantee aplicarlo en su negocio, y a la vez me vaya conociendo.

Esta cadena acaba enlazando a mi página de ventas, en la que vendo mis servicios.

5. Personalización de los correos de bienvenida en función del canal de suscripción.

Este es uno de mis aprendizajes favoritos de “La lista maestra”.

Y es que el primer correo que reciben los suscriptores está adaptado al lugar por el que se apuntan.

Esto quiere decir que si entran por la Home les enviaré su test de copywriting, si entran por la landing de Mailchimp recibirán sus 10 mandamientos del copywriting, y si se apuntan por el blog les daré las gracias por leerlo.

Al día siguiente empezarán a recibir el autoresponder del que te he hablado en el punto anterior, que es común para todos.

6. Captación de leads de forma gratuita.

Llevar tráfico de pago a tu landing para conseguir leads es una buena idea y no te voy a desaconsejar que lo hagas.

No obstante, te voy a hablar de otras formas de captar suscriptores que no te costarán dinero y que te ayudarán a complementar tus campañas de publicidad.

En mi caso, tengo formularios de suscripción en:

  • La página de inicio de la web, en la que ofrezco un test de diagnóstico para saber si los textos de una página están más o menos orientados a la venta.
  • La sección “Gratis” de la web, que no es otra que la Landing Page de Mailchimp.
  • Los posts del blog, al final de cada uno, con una llamada a la acción que genere curiosidad.
  • Mi perfil de Instagram. Aquí, en lugar de enlazar a mi web, dejo el link al formulario de suscripción de Mailchimp.
  • Al final de mis Newsletters, donde invito a los suscriptores a reenviar el correo y más abajo incluyo una caja de suscripción para los destinatarios.
  • Además, cada cierto tiempo mando un mensaje (con altas dosis de copy) a mis contactos de Linkedin invitándoles a que se apunten a la lista.

Hay más maneras de incentivar la suscripción, pero estas son las que de momento estoy aplicando (y la que mejor me funciona es esta última).

Conclusión a lo copywriter: estos son los beneficios de trabajar con email marketing.

Después de este repaso a mis hazañas con los emails, paso a aclararte por qué me he tomado la molestia de invertir mi preciado tiempo en aprender desde cero.

Esto son todas las cosas buenas que me han ocurrido desde lancé mi lead magnet este verano:

1. Me obligo a escribir a mi audiencia con regularidad y esto me hace ser mejor redactora.

Es decir, que gracias a la lista entreno el músculo principal de mi negocio, y además, me divierto por el camino.

Intento mandar tres correos semanales y tengo una tasa de apertura bastante buena dentro de mi nicho.

2. Desarrollo mi marca personal a través de mis boletines.

Aunque los correos del autoresponder inicial son bastante estándar, en mis boletines semanales me suelto la melena y escribo como si estuviera hablando con una amiga.

Intento aportar valor, pero también entretener.

Esto refleja una vertiente mía más íntima que me sirve para reforzar mi marca personal y filtrar al tipo de cliente con el que me gusta trabajar.

3. Construyo una relación de cercanía con mi audiencia.

Esta faceta más personal de la que te hablo, en la que el humor y la cultura pop están muy presentes, me ayuda a conectar con mis suscriptores.

El feedback que me mandan es fabuloso y me anima a seguir esforzándome en mandar mejores emails.

4. He conseguido una colaboración profesional muy interesante.

Sí, en cuanto mantuve la constancia me surgió el primer cliente, en un proyecto que, además, me encanta.

5. He descubierto, de casualidad, una especialización que me vuelve muy loca.

La verdad es que cuando empecé a trastear con esto no pensé que se convertiría en el eje central de mi estrategia de marketing.

Y no solo eso, también he decidido poner mayor foco en ofrecer mis servicios de copy para funnels.

No sé si ha quedado claro, pero ¡me chiflan los mails!

 

No lo dudes más, empieza a escribir correos y sácale el jugo al email marketing

Ya no me queda mucho más que añadir. La idea que me gustaría que te llevaras es que no es tan difícil, solo es cuestión de ponerse.

Yo no soy ni de lejos experta en herramientas digitales, lo mío son los textos. Pero he conseguido apañármelas, y además, sigo aprendiendo. Esto es bueno tanto para gestionar mi negocio como para ayudar a mis clientes.

Así que te animo a que pruebes y a que si te surge alguna duda (nivel medio, ¿eh?), me la dejes en los comentarios y te la responderé lo mejor que pueda.


Un regalo para ti

Si tienes un negocio digital y te gustaría conseguir más ventas en tu página web, Angels nos regala un ebook con “los 10 mandamientos de copywriting para negocios turísticos”.

Puedes apuntarte gratis aquí abajo:

angels landing mailchimp


Espero que te haya resultado útil este post para pasar de 0 a 100 con tu primer embudo con Mailchimp. ¡Muchas gracias Angels por contarnos cómo lo has hecho tú!

Me gustaría que me respondieras aquí abajo en los comentarios a esta pregunta: ¿ya has creado tu primer embudo de ventas con Mailchimp?

Author Details
Soy Angels Ramis, copywriter profesional enganchada a mandar emails. Mi objetivo es simple: ganarme la vida escribiendo textos que aumenten las ventas de emprendedores y negocios digitales. Porque me gusta escribir y me gusta que todos ganemos dinero. Puedes conocerme mejor en: https://angelsramis.com/

Deja un comentario

Elsa López te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Elsa López Fernández como responsable de esta web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: gestionar y moderar  los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios:  Raiola (proveedor de hosting) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Raiola. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@infoemprendedora.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: infoemprendedora.com, así como consultar mi política de privacidad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies